Case/Hibakusha "Ghost"

Un profesional de la red, antiguo miembro de la Yakuza

Description:

Hibakusha es un chico bastante joven, con tan solo veinticinco años ha vivido en sus carnes lo que és pertenecer al seno de una de las mafias más poderosas del mundo, la Yakuza. Aunque es algo de lo que no suele hablar ni alardear, su cuerpo muestra los característicos rasgos japoneses a la par que un gran numero de tatuajes.

No ha pasado penurias, ni hambre por lo que se mantiene en forma gracias a algunos sportsoft, aunque dista mucho de tener un porte atlético. Mide 1, 68 metros y pesará alrededor de unos 63kg, su rasgo más característico son sus ojos grisáceos, aparentemente muertos, representación de su propia alma según él mismo. Es alguien que siempre ha vivido envuelto en lujos y que ha gozado de la vida a la par que la ha sufrido. Ahora mismo busca una soledad y una introspección, rehuyendo cualquier tipo de contacto humano más allá de lo meramente comercial. No desea cargar con el destino de nadie más a sus espaldas, su profundos conocimientos de la psicología humana y la sociología le permite leer muy bien a las personas y por ello mismo parece rehuirlas. De carácter conciliador y negociador no es dado a los grandes aspavientos o a las amenazas, pero si es presionado encontraras respuesta.

En Seattle se le conoce como Case. Se dice que él solo acabo con una banda de orkos que estaba dando muchos problemas en la zona. La gente a veces sigue acudiendo a él en busca del favor de la yakuza o de otro tipo de asuntos al margen de la ley. Es un buen mediador entre los conflictos de la facciones criminales locales.

Por último en la Matriz es conocido como Ghost, alguien relativamente joven en el mercado pero con buenas aptitudes. Hay alguna que otra mirada puesta en él para saber de que es capaz. Es muy cuidadoso y conocedor de los riesgos de esta triple vida, vigilando que no se entrecrucen y por eso ha vivido apartado, no desea que nadie relacione su actual Sin con la existencia de Ghost o la pertenencia a la Yakuza.

Reputación
Atención pública 0
Crédito callejero 0
Notoriedad 0

Experiencia
Karma 5
Karma total 0 (25 -20 Atributos de 1 a 2.)

Ventajas
ICU 3p
Legendary Reputation 4p (Seattle Organized Crime)
Profiler 3p
Trust Fund 15p

Desventajas
Creature of Comfort 10p
Latest and Greatest 5p
National Sin 5p
Prejudiced 5p (Metahumans, biased)

Atributos
Cuerpo 2
Agilidad 2
Reacción 1
Fuerza 2
Voluntad 6
Lógica 6
Intuición 6
Carisma 5

Suerte 5
Esencia 5,5

Iniciativa 7
Dados de iniciativa +1D6
Límite mental 8
Límite físico 2
Límite social 7 (10)
Casillas de daño físico 9
Casillas de daño de aturdimiento 11
Casillas de daño sobrepasado 2

Habilidades
Por Agilidad
Blades 0
Pistols 0
Unarmed Combat 0

Grupo At
Gymnastics 0
Running 0
Swimming 0

Por Intuición
Disguise 0
Perception 6

Por Lógica
Grupo
Cybercombat 6
Electronical Warfare 6
Hacking 6

Computer (Matrix Perception) 6
Hardware 6
Software 6

Cybertechnology 4
Fist Aid 2
Medicine 0
Biotechnology 0

Forgery (False ID) 6

Por Carisma
Grupo
Etiquette 4
Negotiation 4
Leadership 4

Intimidate 4
Con 4

Conocimientos
Académicos (por lógica)
Business 2

Profesionales (por lógica)
Psicología (Inadaptaciones) 4

Callejeros (por intuición)
Organized Crime (Yakuza) 4

Intereses (por intuición)
Cultura Japonesa 2
Ultimas tendencias Tecnológicas 2

Idiomas
Japones N
Inglés 6

Lingos
Cityspeak
‘33tspeak

Contactos (conexión/lealtad)
City Official (6/1) Dave Mc. Curland: Cargo corrupto de Seattle, hemos tenido buenas relaciones “laborales”.

Fixer (3/4) Oichi: Amigo leal dentro de la Yakuza.

Nivel de Vida:
Alto: 10.000 al mes + 500 gastos
Comfort & Necesities 5 (6)
Security 6/6
Neighborhood 4 (6)
Points: 6
1 Cleaning Service +100,1 Garage +50,1 Patron of The Art (Private Club) +200,1 Public Transport +50, 1 Swimming Pool +100. -1 Obscure.

Identidad Falsa "Case"Rg4 10.000Y
Actualy Cash: 12135Y

Equipo:
Armas
Defiance Ex Shocker 250Y
Katana 1000Y

Armadura
Executive Suite 12Ar Cap 4 Ava 12 2000Y
(Biomonitor 300, Gas Mask 200 (2), Olfatory Sensor Rg6 600) 1100Y
(Custom Fit, Newest Model, más 1 Social L. W: más 2 Social L)

Electrónica y Varios:
AR Gloves 150Y
Biometric Reader 200Y
Electronic Paper 5Y
Satelite Link(Reduce la personalización por distancia y ruido -5D) 500Y
Simring integrada en el Comlink
Subvocal Micro (-4 Per para detectalo) 50Y

Bug Scanner (Detecta Devices en 20m Rg6) (Logic+EW 6vs Logi+sleaze) 600Y
Data Chip 5Y
Data Tab 300Y (Cable conector W: Free joder la conexión sin joderse)
Stealth Tag (Sleaze 3 -2 Conceal)x3 30Y
Tag Eraser 450Y (10 MD, 10s recarga. W: Se carga solo)

Cyberdeck
Little Horned DR 2 5411 Programs 2 Ava: 5R 89.700Y→Microtronica Azteca
Modulo: Multidimensional Coprocessor 1400Y (+1D6 Ini)
Modulo Extra Vectorred Signal Filter 800Y (2D Noise Red)

Programas y Soportes:
Shopsoft (+1Nego y Ava para electrónica)150Y

Programas Comunes:
Bootstrap: Deja funciones ocultas que se activan en la siguiente conexión.
Browse: (1/2 tiempo busquedas).
Configurator (cambias todos los atributos a configuración preestablecida).
Edit: Limit 2 Data Procesing para editar.
Encryption: 1 Firewall.
Search: 2 Matrix search en el mismo grind.
Shredder: 2 DP a Borrar,es legal. Recuperar Comp+Logic [Metal] 18/week
Signal Scrub: Reduce -2 las interferencias.
Toolbox: 1 Data Procesing.
Virtual Machine: +2 Programas, pero +1 daño en cada hostia. Todos 800Y

Programas Hackeo:
Armor: +2 resistir Matrix Damage
Baby Monitor: Te indica tu OS
Biofeedback: Mete daño a la persona conectada ademas de Matrix Damage.
Biofeedback Filter: No
Blackout: No
Cat’s Paw:
Cloudless:
Crash:
Detonator:
Decryption: No
Defuse: +4 resistir Data Bombs
Demolition: No
Evaluate:
Exploit: +2 sleaze para Hack on the Fly
Fly on a Wall:
Fork: Una acción de Matrix afecta a dos objetivos
Guard:No
Hammer: No
Hitchhiker:
Lockdown: No
Mugger: No
Nuke-from-Orbit:
Paintjob:
Shell: +1 resisting biofeedback y Matrix damage
Sneak: +2 evitar se localizado y demigod no sabe tu situación física
Smoke-and-Mirrors:
Stealth: +1 sleaze
Swerve:
Tantrum:
Tarball:
Track: No
Wrapper: Disfraza tus iconos como quieras. Todos: 2500Y

ID y Credito
Credstick (100.000Y) (En el Smugling) 100Y

Tools
Forgery Kit 500Y (in game)
Hardware Kit 500Y (in game)

Sensores
MAD scanner Rg6 600Y
Cyberware scanner 600Y

Medicinas, drogas y servicios:
Stim patch (Rg4 40min sin stun.Luego stun+1 irresistible) 100Y

Drones
MCT FLY-SPY (Drone+Bug Scanner+Sensores) (En el Smugling) 2000Y

Implantes:
Cybereyes (Rg 1 Cap4 20/20 Vision, Image link+ Camara) 0,2 Ess 4000Y
Smugling Compartment (Cap2) 0,2 Ess 7500Y
Sleep Regulator 0,1 Ess 12000Y

Bio:

Kagemusha
¡Perder el sueño, que desteje la intrincada trama del dolor; el sueño, descanso de toda fatiga; alimento el más dulce que se sirve a la mesa de la vida." Macbeth.

Muchos me tratan como a un privilegiado, nada más lejos de la realidad, tras la fachada de un traje caro, un piso de lujo se esconde un mundo de secretos y sombras, un mundo de runners y cosas peores. He abrazado con gusto un estilo de vida alejado de la hipocresía de la sociedad para huir de mi anterior vida, sin embargo aún hay días en que la echo de menos, es sabido que el poder corrompe y también es adictivo. Es gracioso, por no decir patético, ver las vueltas que da la vida. La mayoría de los shadowrunners son la escoria de la sociedad, descastados, buenos para nada, muertos de hambre, yonquis o simplemente despojos en forma de metahumanos malolientes. Ahora me hallo entre ellos y por motivos totalmente distintos, estoy en ese mismo saco, no por ser un perdedor, sino por todo lo contrario, por no encajar en una sociedad que premia la mediocridad…

Desde niño nací con un don, una mente prodigiosa, eso levantaba envidias entre los otros niños y alguna que otra pelea, de las cuales siempre salía mal parado, con aquellos malditos colmilludos. Mis padres eran humildes trabajadores de Renraku pero se esforzaron mucho en darme una educación adecuada, incluso recurrieron a algunas de las “ayudas” que ofrecía la compañía. No tardó mucho en demostrarse que era un niño superdotado y que con solo catorce años ya podía acceder a estudios universitarios. Yo era un ávido lector y un estudiante modelo, pero eso no importaba, tan solo contaba el dinero; a pesar de la ayuda que ofrecía la compañía quedaba mucho por pagar. Aún suspiro recordando la estupidez de mis progenitores ¿Qué no haría un padre por sus hijos?Bueno, a veces todo debería tener un límite. La cuestión es que entre gritos de alegría y un gran algarabío en casa empecé a estudiar psicología, preparándome para un buen futuro en la división de RRHH de Rengaku. Con el tiempo aprendí a enfocarlo de otro modo: conocer a las personas te permite jugar con ventaja sobre ellas, anticiparte a sus movimientos, a sus ansias y anhelos; cómo no, con toda esa información solo es cuestión de tiempo aprender a manipularles. De todos modos, esto es la vida real y todo era demasiado idílico, algo olía mal, incluso para mí pero decidí mirar para otro lado y disfrutar de mi fortuna. El tiempo ya pasaría factura, y vamos si lo haría.

Aún no había terminado los primeros ciclos cuando una noche mis padres me citaron en un club del downtown “El Dragón Amarillo”, nunca había estado allí ni había oído hablar de aquel sórdido antro. El lugar era un club nocturno de poca monta frecuentado por los “malos ambientes” del lugar, no tardé mucho en notar que algo iba mal. Me hicieron pasar a los camerinos y allí pude ver como yacían, aún con vida, mis padres en el suelo tras una soberana paliza. Al parecer mis padres se habían endeudado con la Yakuza para pagar mis estudios y no estaban cumpliendo los plazos:“No es nada personal, solo cuestión de negocios”me dijeron. La propuesta de Kato, el shateigashira del lugar, era muy clara: Si no podían pagar venderían los órganos de mi padre en el mercado negro y prostituirían a mi madre. Fui capaz de percibir que esas no eran las únicas acciones, que Kato quería algo más pero yo era demasiado joven y no tenía los redaños para enfrentarme a él y menos en una situación como aquella; así que me callé y tragué el anzuelo hasta el fondo. Trabajaría para ellos hasta haberles pagado el doble de la deuda, ese sería el nuevo acuerdo y la Yakuza no volvería a molestar a mis padres, pero si fallaba serían mis órganos los que acabarían en el mercado negro.

Fue un revés muy duro, tuve que madurar a la fuerza aunque en parte eso me ayudó a centrarme aún más en mis metas. Obviamente la Yakuza no apoyaba mucho mis estudios, ellos exigían algo más económico, así que tuve que modificar mi plan de estudios y condensar más asignaturas en menos tiempo. Por otro lado aprendía la gestión del “Dragón Amarillo” y daba mis primeros pasos en mi relación con el código Yakuza, además mi posición el la universidad les abría nuevos mercados. Empecé poco a poco a introducir droga en el campus, algo pequeño y discreto, tan solo un reclamo para que las moscas volaran a la miel, psicología aplicada. Con el tiempo pude convencer a Kato para celebrar fiestas “exclusivas” en el “Dragón Amarillo”, el aliciente de lo prohibido, el peligro del Downtown, la insensatez de los niños ricos y la floreciente adicción que yo mismo me había visto obligado a crear movió mucho más de lo esperado. Kato me puso a prueba algunas veces pero no caí en sus redes, yo no me drogaba, era malo para el negocio y para tener la mente clara. Cuando ya quedaba poco para saldar mi deuda Kato me hizo llamar, se mostraba contento con los resultados obtenidos y no quería desprenderse de mí.Él se ofreció a cuidar de mis padres si yo seguía trabajando para la familia. Al haber madurado pude entender que si rechazaba su oferta posiblemente yo acabaría en el fondo del canal con unos zapatos de hormigón, así que, ante la ausencia de elección viable acepté.

Kato se mostró generoso, consiguiendo ciertas mejoras laborales para mis padres, cosas que me hizo suponer que tenía contactos con Rengaku, y me implantó mi primera pieza, un regulador de sueño. Kato era muy listo y decidió invertir en mí :“Si duermes menos tendrás más tiempo para estudiar” eso también implicaba para trabajar. Lo que sí me creó fue una intranquilidad por saber qué consecuencias tendría eso en mi cuerpo, empecé a indagar sobre ello, asustándome y orientando mis estudios e intereses hacia la rama técnica: ordenadores, programas, hardware, software y cybertecnología en general. No tardaron mucho en darle uso a mis nuevas habilidades, rápidamente y sin darme cuenta estaba dando soporte y actualización a muchos miembros, nunca mejor dicho, de la Yakuza. Participé en algunas operaciones de implantado pero aquello era demasiado para mí, no conseguí terminar ninguna sin devolver hasta mi primera papilla. Así que me dejaron en tareas menores, como recuperación de material de cuerpos fríos, mantenimiento, programación y esterilización del material.

No fueron unos malos años, la Yakuza te trata bien mientras generes ingresos. Mis asuntos en la universidad se fueron acelerando, yo estudiaba por mi cuenta y bueno, los profesores siempre preferían un sobre antes que vérselas con mi kobun. Psicología, Máster en RRHH, Informático, Asesor de Seguridad Informática, Perito Técnico Informático, Perito Mercantil, , Consultor Externo de Banca. Llegó un punto en que los títulos perdieron el sentido para mí y dejé de coleccionarlos, apenas tenía veinte años y ya había visto mucho mundo; perdí mi infancia pero parecía que tenía la vida solucionada, o al menos eso creía.

El “Dragón Dorado” había ido perdiendo su brillo, sin estar yo al cargo y con alguien joven dentro del ambiente universitario aquello no funcionaría, así que lo quemé. Sí, le pegue fuego al local de la Yakuza, aunque a Kato no le hizo mucha gracia, sacamos lo importante, dejamos un par de cadáveres dentro y lo denunciamos a Lone Star como una avería de gas. Con unos mínimos “retoques” cobramos un jugoso pellizco de la aseguradora, la cual yo había contratado en mi época de las fiestas por si pasaba algo. Dicha jugada llamó la atención del Kumicho, quien se sorprendió mucho al ver un chico tan joven detrás de un movimiento tan astuto. Decidieron que ya era hora de entrar a formar parte de la familia, me casaron con una de sus mujeres y me asignaron mi propio local, ahora sería shateigashira-hosa la mano derecha de Kato. Durante mi boda aprendí muchas cosas, podía ver el descontento de algunos con el Kumicho, los recelos de muchos yakuzas hacia otros y cómo no, ciertas envidias hacía mi figura, aunque esas envidias se veían atenuadas porque muchos me trataban como un crío y en ese momento me comporté como un crío y estropeé una excelente posición en las sombras para salir a la palestra. Cuando el Kumicho me pregunto que deseaba como regalo de bodas le dije que la la familia me había dado más que suficiente, aún y así tuve la osadía de solicitarle una pequeña concesión, le solicite que sus hombres dieran una paliza a aquellos quienes habían torturado a mis padres. Aquello levantó cierto escándalo, pero el Kumicho me lo concedió. En ese momento la actitud de la Yakuza hacia mí cambió radicalmente, había dejado de ser un niño para ganarme su respeto, pero eso también me granjeaba enemigos y rivales. Muchos me veían con miedo, era inteligente, diligente en mis tareas, había hecho muy buenas relaciones con los hombres de a pie, pagaba bien y no era en exceso violento, la gente quería trabajar conmigo. Empezaba una nueva época en mi vida, con una familia y un futuro asegurados, ahora disponía de tiempo y medios para mí, llevando una vida de acomodado hombre de negocios.

Cuando Kato murió en un tiroteo con un banda de orkos ocupé su lugar, todo el mundo clamaba venganza y la habría, pero se haría a mi manera. Ahora lideraba las operaciones Yakuza en el barrio y no iba ha hacer movimientos a la ligera. Íbamos a jugar lo grande y no iba a quedar ni una sucia rata orka en MI barrio, redoblé la seguridad en nuestros locales y en ninguno se les servía o se les atendía, si armaban revuelo avisábamos a los Errant Knights sobretodo aquellos que frecuentaban humanis. Poco a poco los orkos se pusieron más violentos y eso hacía que la gente viniera pidiendo más y más protección y seguridad, eso era bueno para el negocio; hasta que tocaron uno de nuestros locales, debían estar desesperados pero ese no era mi problema. No fue muy difícil averiguar dónde se escondían, no hubo advertencias, ni avisos, ni palabras. Un dron activó una cápsula de gas venenoso mientras dormían, todos murieron; reciclamos sus burdos implantes y sus identidades. No es algo agradable, pero me siento orgulloso de mi decisión, esa fue mi carta de presentación, mi mensaje de poder y el poder se respeta. Al cabo de unas semanas organicé una reunión con los cabecillas de las bandas locales, ahora que este era mí barrio no iba a consentir jaleos, cada cual se dedicaría a sus negocios con una leve comisión para la Yakuza; las peleas se solucionaban a escondidas o fuera del barrio pues no eran buenas para los negocios. Obviamente las comisiones de los orkos eran mucho más elevadas y eran conscientes de que si se pasaban de la raya yo no dudaría en meter a los humanis de por medio.

Con tanto trabajo en tan poco tiempo empecé a estar ausente y algo estresado, el trato con mi mujer ya no era el mismo, el niño estaba todo el día en la guardería y no es que compartiera ese afán por aprender que yo poseía así que no empatizaba mucho con él. Empecé a emparanoiarme y veía demasiados movimientos en demasiadas partes, múltiples enemigos, múltiples traiciones. Coloqué cámaras ocultas en la casa por si mi mujer me engañaba y vamos si lo hacía, yo era solo un niño y ella buscaba un hombre. Era frustrante sentirse un genio, saber que lo eres, demostrarlo día a día y que no te lo reconocieran; poco a poco me fui aislando pasando cada vez más tiempo conectado a la Matriz, mi bálsamo particular.

Tuvimos un grave problema en la familia, al parecer alguien la había cagado y los Errant Knight iban a encerrar al Kumicho, una crisis a nivel nacional. todo el mundo hablaba pero nadie quería aportar soluciones reales. En ese momento lo vi claro, la familia se dividía por interese personales no eramos una familia ni eramos nada, los capitanes se peleaban por los trozos del pastel en lugar de intentar mantener el barco a flote. Decidí tomármelo como una vacaciones, me ofrecí voluntario para ocupar el lugar del Kumicho, unos me aplaudieron otros me criticaron porque creyeron que me motivaba la misma sed de poder que ellos sentían. Tras entregar las pruebas de mi infiel esposa solicité justicia y renuncié al niño, el cual no consideraba mi hijo, yo mismo zanjé el asunto y un trozo de mi murió ese día. Sin pretenderlo había ganado la lealtad de muchos; por otra parte la familia prometió limpiar mi historial una vez saliera.

En la cárcel mi estancia fue fácil, venía recomendado y disponía de conexión a la Matriz, no pedí más. Fueron unas vacaciones donde pude centrarme en mí mismo y perfeccionar mis habilidades en la Matriz, siendo un preso ejemplar, ayudando tanto a reos como a guardias y sobornando a algún que otro funcionario me adelantaron la condicional por buena conducta. Una vez fuera el aire de la familia había cambiado radicalmente, el Kumicho se hacía mayor y ya pocos le respetaban, había muchas rencillas y facciones buscando el nuevo poder, la situación estallaría en breve y no quería que me diera de lleno. No fue una sorpresa que me nombraran capitán (so-honbucho), yo acababa de salir de la cárcel, aunque contara con ciertos apoyos no quería ver a la familia dividida en una guerra civil. Decidí reunirme con el Kumicho a solas y le expliqué quiénes y porqué eran los conspiradores, le sugerí que utilizara el escándalo de mi mujer para deshacerse de uno de ellos, por otra parte él dictaría para mi un exilio público para que nadie me considerara una amenaza, de este modo las facciones internas serían menores y con un matrimonio de conveniencia entre los conspiradores se podría nombrar un sucesor sin derramamiento de sangre.

No creáis que soy especialmente honorable, simplemente soy un superviviente y me adapto a mi entorno. Ahora que estoy por libre debo pagar el precio de mi libertad y esa es una libertad que solo se paga en nuyens…

Case/Hibakusha "Ghost"

Seattle 2072 Ttawers