Misión - El Ojo del Dragón - Informe científico

Archivo X-720-J

Autor: Henry Cotton Fitzgerald
Fecha del archivo: 13 de marzo de 2072
Fecha de última edición: 20 de marzo de 2072
Tipo de hallazgo: tecnología mágica antigua
Fecha del hallazgo: 25 de febrero de 2072
Lugar del hallazgo: aguas del océano Pacífico, latitud 20º 17” 3’ norte, longitud 240º 46” 25’ oeste (enclave Tanis)
Fecha de llegada al laboratorio: 13 de marzo de 2072
Observaciones de manejo: peligro por radiación severa
Antigüedad del objeto: en torno a los 5000 años de antigüedad (margen de error, 300 años)

Descripción del objeto: esfera de color amarillento claro de unos 10 centímetros de diámetro, encajada en una estructura de láminas de bronce superpuestas entre sí. No hay ningún tipo de anclaje entre la esfera y la estructura de bronce, parece mantenerse en su lugar por algún tipo de energía magnética. El metal tampoco parece dañado por la radiación que desprende la esfera. El objeto, aunque desgastado, ha resistido la acción del agua durante al menos 4500-4600 años. La estructura de bronce parece servir para manipular el objeto sin tocar la esfera, orientando la esfera en la dirección deseada. La esfera tiene una marca longitudinal negra en uno de sus lados, a modo de pupila reptiliana. Sin duda, el conjunto imita el ojo de un reptil, así como sus escamas, y por su carácter mitológico apruebo la decisión de la dirección de llamarlo Ojo del Dragón.

Propiedades físicas: el objeto emite radiación peligrosa, algo más potente que la proximidad a un bloque de uranio de 1m3. Puede provocar quemaduras graves, enfermedades y daños por radiación de forma muy rápida si no se utiliza equipo adecuado. Aún así, no es recomendable la exposición prolongada. Además de esto, la esfera parece sujetarse en el aire mediante una fuerza magnética, que la hace girar y deslizarse entre la estructura de bronce.

Por otro lado, la esfera está hecha totalmente de oricalco, sin corte, juntura ni fisura alguna. Por lo que sabemos, la esfera podría haber sido construida mediante simple fundición, aunque el tipo de oricalco hallado es excepcional y nunca lo habíamos visto antes.

Propiedades mágicas: el objeto emite un aura fuerte de color rubí con destellos azules. Estos destellos parecen proyectarse al espacio astral, disipándose al alejarse del objeto. Sin embargo, no se puede asegurar que estas energías mágicas desaparezcan totalmente, aunque no podamos verlas, tal y como señala el informe de nuestro mago asociado (informe XTJ-AP-1050). Estamos de acuerdo en que un practicante mágico muy hábil podría seguir astralmente el rastro de estas proyecciones.

Otras observaciones: en ocasiones la esfera gira aleatoriamente y después queda fija en una determinada dirección. Es posible repetir ese comportamiento después de manipular un rato el objeto, sujetándolo por la estructura de bronce y agitándolo.

Conclusiones: el objeto parece una especie de radar o detector mágico, aprovechando las propiedades físicas excepcionales del oricalco. Siempre apunta en tres o cuatro direcciones determinadas, aunque en ocasiones dicho comportamiento se vuelve aleatorio, supuestamente debido a algún tipo de interferencia. No hay datos suficientes para saber a qué apunta exactamente: podría tratarse de localizaciones, o bien de objetos similares.

Recomendaciones: 1. Aislar el objeto en un lugar adecuado es una prioridad, ya que su radiación es muy elevada y peligrosa. No podemos estudiarlo debidamente en estas condiciones. 2. Consultar a nuestro Departamento de Taquigrafía para cruzar datos geográficos con las direcciones a las que apunta el objeto. 3. Encomendar a un practicante mágico especializado el rastreo de las emisiones arcanas del objeto.

Misión - El Ojo del Dragón - Informe científico

Seattle 2072 lluna_krusti